cabanas-en-isla-de-pascua

Cabañas en Isla de Pascua

Isla de Pascua, o como le conocen en el idioma rapanui, Rapa Nui, es una hermosa isla de Chile que se sitúa en la Polinesia, muy lejos de la orilla más cercana de Caldera, a unos 3700 kilómetros. Esta bella isla es uno de los principales destinos turísticos de Chile debido a su misteriosa cultura ancestral y gran belleza natural. El encanto de esta isla es única en el mundo, principalmente por los enigmáticos Moais, pero sólo es uno más de sus múltiples atractivos. Si estás por realizar un viaje a esta enigmática isla, la mejor elección que puedes realizar es alojarte en una cabaña. En esta sección te mostramos la selección de las mejores cabañas en Isla de Pascua para arrendar, además de mostrarte los lugares de esta isla que no debes perderte en tu visita.

Las mejores cabañas para arriendo en Isla de Pascua

Si estabas indeciso por escoger una cabaña o simplemente estás empezando a buscar un alojamiento en esta hermosa ciudad, sin duda en nuestra página encontrarás lo que necesitas. Queremos ayudarte en tu viaje y que estés seguro de escoger el mejor arriendo de cabaña en Isla de Pascua.

¿No te han gustado o simplemente no has encontrado la cabaña en Isla de Pascua que buscabas? Entonces echa un vistazo a otros alojamientos en Isla de Pascua que hay disponibles. En el siguiente enlace te encontrarás con hoteles, hostales, cabañas y todo tipo de alojamientos al mejor precio, reserva hoy:

 

¿Qué lugares turísticos visitar en isla de Pascua?

Una de las islas habitadas más inhóspitas del planeta y visitada pertenece a Chile. Isla de Pascua es un destino paradisíaco, donde se puede descansar, experimentar grandes aventuras y conocer otra cultura, no se puede dejar de visitar la isla en el mes de febrero, fecha en la cual se realiza la fiesta Tapati y se puede experimentar las tradiciones de los Rapa Nui. Los visitantes se pintan el cuerpo, participas en competencias, todo como lo hacían los antiguos ancestros de los hablantines de la isla.

Recorriendo Isla de Pascua

Hanga Roa, es el único pueblo de la isla. Por lo que es el punto de partida de todas las excursiones, Esta pequeña localidad se pueden observar edificios de gran interés cultural, como lo es el Museo Antropológico Padre Sebastián Englert, donde se encuentra una colección única de ilustraciones de la historia y cultura rapanui.

Conociendo una pequeña y hermosa isla

Caminando por la isla se puede conocer la Caleta de pescadores, una localidad con varios botes multicolores, donde los visitantes pueden aprender de una de las formas de vida de la comunidad local. Al sur de la isla se puede recorrer Hanga Piko, un lugar ideal para ver cómo trabajan los pescadores, se debe visitar en la mañana para poder apreciar toda su labor.

Aunque la isla no es muy grande, su geografía hace que no sea sencillo recorrerla a pie. Por lo que, es importante conocerla con un guía de la zona o para los más aventureros, mapas de todos sus senderos. Otra opción para aquellos que les gusta hacer su propio itinerario es alquilar un auto. En particular, esto facilitara el recorrido por la isla y ahorra tiempo ya que acorta las distancias.

¿Dónde comer y beber?

Parte de la experiencia de conocer Isla de Pascua es conocer su gastronomía; uno de los platos tradicionales de la isla es el umu pae. Colocan sobre un fogón hecho de piedras diferentes cortes de carnes y vegetales, luego cubren todo con hojas de plátano para que los sabores y la humedad de los ingredientes no se escape.

Por ser una isla sus platos se basan en ingredientes que provienen del mar. Los mariscos y pescados son un plato que se debe probar, el atún es el principal pescado y tiene una gran variedad de preparaciones.

La bebida más solicitada de la isla (aunque no es autóctona) es el pisco con gran variedad de presentaciones es el más consumido por los turistas. Se puede probar el conocido pisco sour o la famosa piscola (que es pisco con Coca-Cola).

Los famosos Moais

Las gigantescas estatuas con formas de personas, pertenecen a la Isla de Pascua. Son llamadas Moais, estos son la expresión cultural y de arte más grande de esta comunidad. Además de ser el principal motivo turístico.

Los lugareños cuentan que esculpir las estatuas de piedra ya era un arte conocido por los primeros pobladores de origen polinesio que llegaron a la isla después del rey Hotu Matu’a y sus siete exploradores que partió desde Hiva entre los años 400 y el 800 d.C.

Un antiguo un manuscrito que lleva el nombre de Pua A Rahoa; narra que los polinesios olvidaron al partir de Hiva un Moai de nombre Oto Uta, que llevarían a la isla para colocarlo en un altar. Es así como los primero habitantes llevaron este arte de tallado en piedra en honor a sus ancestros y líderes.

Un lugar perdido en el tiempo

Esta pequeña isla llena de cultura y paisajes únicos es el lugar ideal para experimentar y conocer otro estilo de vida. Sus rituales ancestrales que han pasado de generación en generación, mantienen intacta la herencia de los primeros habitantes.

Permitiendo que los visitantes hagan un viaje en el tiempo y experimenten una forma de vida muy distinta a la que llevan. Sin duda alguna es un lugar que vale la pena recorrer por lo menos una vez en la vida.